ALERTAN POR 10 MIL ROBOS DE CELULARES POR DÍA

Los robos de celulares se concretan con arrebatos, “pungueo” y hasta con uso de armas y extrema violencia. El “negocio” de la venta equipos.
Los robos de teléfonos celulares representan un drama cotidiano. En el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense la cifra de hechos trepó en las últimas semanas a 10.000 equipos por día, en situaciones perpetradas bajo diversas modalidades delictivas que, en muchos casos, terminan en víctimas gravemente heridas o fallecidas.
Mientras que expertos en seguridad recomiendan no resistirse, justamente para evitar consecuencias complejas, se denuncia que no se detiene la compra de aparatos de dudosa procedencia.
Según pudo averiguar Diario Popular de fuentes judiciales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, se dejó en evidencia que, por hora, se roban poco más de 416 teléfonos inteligentes en el AMBA.
La mitad de los robos de celulares se concreta por arrebato
La información sostiene que el 50% de los hechos se cometen mediante la modalidad de arrebato, seguido por robos con uso de armas (como cuchillos y armas de fuego) y el “pungueo” en medios de transporte.
Cabe rememorar que, a principios de año, Diario Popular precisó que, en el AMBA, se robaban un aproximado de 8.200 celulares por día, una estadística que se disparó en los últimos meses y llegó a un número de cinco cifras.
En diálogo con este medio, el licenciado en Seguridad Pública, Luis Vicat, alertó sobre la preocupante ola de robos de teléfonos celulares en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), ya que, trascendió, allí se roban 10 mil smartphones por día.
Al respecto, Vicat indicó que dicha estadística “es completamente válida, porque, ya en 2018, se robaban aproximadamente 5 mil celulares por día en todo el país”.
“Hoy, que esta cifra haya aumentado a esta proporción no hace más que seguir la sinergia propia de esta figura delictiva”, aseveró.
Crecimiento sostenido del delito
El especialista explicó que “estamos ante un crecimiento sostenido” de este tipo de delitos, ya que “se debe a la facilidad para cometer el hecho, es decir, la gente, en general, no está atenta cuando va en la vía pública. Además, muchas personas llevan el celular a la vista y lo ponen en el bolsillo trasero del pantalón, lo que da lugar a que los ‘pungueen’ más fácilmente”.
“Mucha gente responde el celular en la vía pública sin tomar las medidas de autopreservación pertinentes. Esto es, en principio, tratar de no responder, como si estuviésemos manejando, y si decidimos atender alguna llamada, intentar protegernos en el interior de algún local. Recién ahí respondemos la llamada. Esto dificulta el arrebato”, explayó.
AMBA, donde se roban más celulares
Y agregó: “El AMBA tiene el primer puesto del ranking en el robo de celulares, porque concentra a la mayor cantidad de personas en la relación población/territorio. A mayor cantidad de gente, mayor cantidad de potenciales víctimas y, de alguna manera, repercute en que los ladrones tienen mayor cantidad de elección”.
“El arrebato es el método más usado, porque se da en plena vía pública y, con una certera maniobra, se saca el celular de la persona que va descuidada. No es conveniente, reitero, atender en la vía pública y se sugiere que la comunicación sea lo más rápido posible cuando se atiende una llamada”, manifestó Vicat, mientras que en torno a los episodios con uso de armas por parte de los delincuentes, la mejor recomendación es no generar una resistencia porque las consecuencias pueden resultar en hechos graves.
“Cualquier elemento, en medio del hecho, que los delincuentes presuman como de resistencia o de lentificación de órdenes del victimario, se paga con un disparo, cuchillazo o golpe con objeto”, advirtió Vicat.

Comenta con tu cuenta de Facebook
¡Compartir Publicación!